viernes, 28 de marzo de 2014

Friday in Love: Una boda con vistas al mar


Mañana me voy de viaje a la playa y no hago más que pensar en el solecito y lo bien que voy a estar tumbada en la arena, por eso no se me ocurre otra cosa que mostraos en el 'Friday in Love'  una boda frente al mar que seguro os encantará.
Fue una boda muy íntima, con unos 30 invitados y como escenario de la ceremonia y la celebración: Yelapa, un pueblecito de Mexico al que sólo se puede acceder en barco.
Como buenos viajeros, buscaban un bonito lugar donde pasar sus vacaciones el próximo verano y encontraron Yelapa en la web Boutique Homes. Unos meses más tarde decidieron casarse y era la hora de encontrar el sitio especial para celebrar la boda. Fue entonces cuando se acordaron de aquel pueblecito que tanto les había gustado y decidieron que sería el lugar ideal porque significaba muchas de las cosas que amaban, por sus vistas al mar, por su amor por la cultura mexicana y porque su primer destino de vacaciones juntos fue Mexico. Un lugar donde siempre podrán visitar como motivo del aniversario de bodas para recodar aquel memorable día.
Organizaron una ceremonia junto al mar, como oficiante: la mejor amiga de Mila, quien presentó a la pareja hacía unos cuatro años. Siguieron con una buena cena compuesta por deliciosa comida típica mexicana en la que predominaba el pescado a la plancha, y terminaron con una fiesta bajo las estrellas. 
Una boda con la gente que ellos querían, esos que estarán siempre para lo bueno y para lo malo, esos con los que siempre podrás contar y que son parte de tu vida: una boda íntima. En un lugar remoto, en el que nada ni nadie podría molestar, en el que sólo se escucharía el sonido del mar junto al 'Sí, quiero!'
Feliz fin de semana a todos! Yo me voy de viaje a coger un poco de energía del sol para volver con más posts interesantes y con cosas muy bonitas! Ándale, ándale!



























Boda de Green Wedding Shoes.

1 comentario:

  1. El entorno alucinante, la novia guapísima, los detalles preciosos, pero el novio ya se podía haber currado un poquito su vestuario.

    ResponderEliminar